6 Consejos para ayudarte a elegir los electrodomésticos

6 Consejos para ayudarte a elegir los electrodomésticos

6 Consejos para ayudarte a elegir los electrodomésticos

 

El frigorífico, la lavadora, el lavavajillas... Tras la compra del hogar y el coche, la inversión en estos aparatos suele ser la siguiente de mayor importe. Por ello, a la hora de elegirlos es importante que tengas en cuenta determinados factores. Y justo esto es lo que vamos a contarte aquí.

No obstante, y como conclusión adelantada de este artículo te aconsejamos la compra de los electrodomésticos Indesit.

1. Hágase las siguientes preguntas antes de comprar un electrodoméstico

 

¿Lo necesitamos?

Por supuesto, estos electrodomésticos son a menudo muy útiles, y en otros casos necesarios. Pero una vez que tienes uno tiendes a usarlo mucho sin hacer demasiadas preguntas, y esto aumenta el consumo de energía. Así que antes de elegirlo conviene tener en cuenta:

Un frigorífico es (casi) indispensable. Pero ¿tiene sentido tener un congelador separado? Si a menudo preparas comidas por adelantado o sois una familia numerosa esto puede ser interesante, pero si no…

Mientras que el frigorífico o la lavadora es útil y eficiente, la secadora es una devoradora de energía. Utiliza dos o tres veces más energía que la lavadora. Sin embargo, ¿Puedes dejar tu ropa para que se seque al aire libre? ¿Es estrictamente necesario su uso siempre?

Si, efectivamente, los electrodomésticos son necesarios, pero es importante que valores adecuadamente su elección.

¿Es necesario reemplazar el electrodoméstico que ya tienes?

  •          Si está averiado

¿Un electrodoméstico estropeado? Antes de comprar uno nuevo valora si su reparación es factible, y si esta no es excesivamente costosa. Acuérdate de si está o no en garantía, y valora también su antigüedad.

  •          Si funciona, pero hay otros más económicos

Los grandes electrodomésticos se benefician de mejoras técnicas que los hacen mucho más eficientes en cuanto a energía y agua. Algunos aparatos nuevos consumen dos o tres veces menos energía que los de hace 20 años.

Es más, de hecho, el ahorro de energía que permite un nuevo electrodoméstico compensa la energía necesaria para su fabricación, de ahí que su recambio suela ser aconsejable. Un ejemplo: si un nuevo frigorífico ahorra 150 kWh/año en comparación con uno antiguo, el beneficio en 10 años es de 1500 kWh, mucho más de lo que conlleva su producción.

 

2. Elegir un electrodoméstico adaptado al tamaño de la familia

 

No basta con elegir un electrodoméstico de clase A+++ para ahorrar dinero. Lo primero que debemos de mirar es que el aparato debe tener el tamaño correcto para las necesidades de la familia.

Por ejemplo, una lavadora de gran capacidad (9 kg) utiliza menos energía y agua por kilo de ropa que una unidad más pequeña (6 kg). Pero en general su consumo sigue siendo mayor. Asíque, si decides comprar una lavadora grande, asegúrate de que esté llena.

Lo mismo se aplica al lavavajillas: si compras una máquina grande (de 15 cubiertos) y se vive con sólo tres personas se tardará mucho tiempo en llenarlo. Tendrás entonces la tendencia a dejarlo medio lleno, lo que utilizará proporcionalmente más agua y electricidad que si estuviera completo.

3. Lea la etiqueta de energía

 

Y sí, la etiqueta energética o su clase A+++ también importa.

La etiqueta energética permite comparar el consumo de los aparatos para hacer una mejor elección.

Esta se mide por una escala, la cual va desde la A+++ a D, siendo la primera la más eficiente. No obstante, después de A+++ encontramos la A++, A+ y luego las demás letras hasta la D.

Otra información como el consumo de agua (en litros por año) para lavadoras y lavavajillas o los niveles de ruido (interesante si se quiere usar el aparato por la noche, por ejemplo) también debe de venir en dicha etiqueta para informar a los compradores.

De hecho, la etiqueta energética es obligatoria para los grandes electrodomésticos (frigoríficos, congeladores, lavadoras, secadoras o lavavajillas) e incluso para otros de menor tamaño.

 

4. Garantía y el riesgo de obsolescencia programada

 

¿Fabricantes que deliberadamente diseñan máquinas para que fallen más rápido o se vuelvan obsoletas antes? Esto se conoce como obsolescencia programada y las lavadoras están entre los aparatos más sospechosos detrás de los teléfonos inteligentes y los televisores. Pero esto es algo que nunca lograremos saber cómo usuarios. Es más, en ocasiones que un electrodoméstico deje de funcionar tiene más que ver con su uso o con la calidad de sus piezas y no con un diseño pensado para dejar de funcionar en un momento determinado.

Pero todo esto tiene una solución: la garantía y sus ampliaciones.

Los aparatos tienen una garantía estándar de 2 años. Si se produce una avería durante este período, el aparato puede repararse gratuitamente. Sin embargo, después de esos dos años si se produce una avería el coste de reparación puede ser prohibitivo.

Debido a esto, en muchas ocasiones los fabricantes ofrecen una garantía extendida de 5 años, y aunque esto encarezca el producto es una práctica recomendada y que cada vez más, más compradores lo realizan.

 

5. Revisar los puntos principales de cada aparato

Aquí están los puntos claves que hay que revisar al elegir un electrodoméstico.

Frigorífico y/o congelador

Cuando compre un frigorífico, un congelador o una combinación de ambos compruebe:

  •          Su capacidad o volumen (y posiblemente la distribución del volumen entre el frigorífico y el congelador) para elegirlo adaptado a las necesidades de su hogar.
  •          El consumo de energía.
  •          El nivel de ruido.
  •          La clase climática (indica los rangos de temperatura ambiente ideales para el funcionamiento del aparato).

Todos estos elementos están incluidos en la etiqueta energética, que es obligatoria en todos los nuevos aparatos.

Lavadora

Antes de elegir una lavadora deberías echar un vistazo a:

  •          La capacidad (en número de kilos de ropa que puede lavar a la vez).
  •          El consumo de energía.
  •          El consumo de agua.
  •          La velocidad de giro, especialmente durante el centrifugado.
  •          El nivel de ruido durante el lavado y el centrifugado.

Toda esta información está igualmente en la etiqueta de energía.

Lavavajillas

Los lavavajillas están disponibles en versión independiente o integrada. Si se pueden integrar, se pueden revestir con paneles que coincidan con los armarios de la cocina, dando una sensación de mayor espacio en esta.

Aparte de esta elección estética debemos de valorar:

  •          La capacidad (en número de cubiertos que puede lavar).
  •          El consumo de energía.
  •          El consumo de agua.
  •          El nivel de ruido.

De igual manera esta información se resume en la etiqueta energética.

Secadora

Las secadoras convencionales (aire de escape o condensación) consumen mucha electricidad: unos 500 kWh/año en un uso medio.

Si una secadora es esencial y se utiliza varias veces a la semana, te aconsejamos que sea de máxima eficiencia energética (A+++). Este suele ser el caso de las secadoras con bomba de calor.

 

6. Para ahorrar más usa bien tu electrodoméstico

Tanto si es un electrodoméstico nuevo o usado la forma en que lo uses tendrá un gran impacto en su coste y eficiencia. Si se lava a menudo a 60 o 90°C, el consumo será enorme, incluso si se trata de una lavadora "económica".

Posteado el 08/09/2020 0 42

Deja un comentarioDeja una respuesta

Tienes que estar logeado para publicar un comentario.

Últimos comentarios

Sin comentarios

Buscar en el Blog

Código QR
Vistos recientemente
Sin productos
Menú
Comparar 0